Una aproximación al papel de la mujer a lo largo de la historia china

 María del Mar Solís Fresco

mujeres

“Lo que no tiene nombre es el principio del cielo y de la tierra. Lo que tiene nombre es la madre de los diez mil seres, la madre de todas las cosas bajo el cielo”. Capítulo 1 y 25 Daodejing

A lo largo de la historia la situación de la mujer en China ha seguido un camino descendente. Muchas de las pistas que hicieron pensar en un matriarcado en Occidente, también se encuentran en China. Las obras históricas chinas hablan del tiempo cuando sólo se conocía a la madre y ninguno de los grandes héroes legendarios de china –Emperador Amarillo, Rojo Yandi, Yao, Shun o Yu- tuvieron padres. El carácter para la palabra “apellido” (姓) está formado por nacer (生) y mujer (女): “nacido de una mujer”; lo que sugiere que el apellido era dado por la mujer; práctica que fue desapareciendo paulatinamente según se desarrolló la sociedad patriarcal. Asimismo, los reinos de mujeres son mencionados en numerosos documentos históricos en las tierras montañosas entre el mundo chino y el tibetano. En todos los documentos se hace referencia a guerreras que se quedaban embarazadas por elementos de la naturaleza y donde los hombres tenían escasa importancia. Asimismo, la arqueología aporta pruebas de un buen número de figuras de diosas, pertenecientes a las antiguas comunidades neolíticas. Los ríos, montañas y valles estaban gobernados por deidades femeninas que, posteriormente, se irán masculinizando, según el papel de la mujer se fue deteriorando en la sociedad. Todas eran manifestaciones de la Gran Madre, creadora y señora de todo cuanto existe.

Durante la dinastía Shang (1755-1122 a. n. e.), las mujeres gozaban de una posición muy elevada, dedicándose muchas de ellas a la guerra, la adivinación, los rituales y a la dirección agrícola. Eran la madre que nutre, y se les asociaban al color rojo –que representaba el poder creador, la vida y la potencia sexual-; responsabilizándolas de la intermediación entre el mundo de los ancestros y el mundo terrenal; estatus heredado de la época anterior. Con el desarrollo de la agricultura y la expansión de los bienes materiales, comenzó la lucha por el poder y el inicio de una sociedad cada vez más militarizada, modificándose el concepto original –el mundo espiritual gobernado por mujeres-, y el control del territorio por los hombres. Las mujeres de periodos posteriores no tuvieron tanta libertad de movimientos, ni posiciones tan importantes, ni administraban la tierra. Sólo al final de esta dinastía se estableció el matrimonio en pareja, degradándose la posición de la mujer en sociedad: heredándose por la rama masculina y, por tanto, considerando más favorable tener niños que niñas.

Tras la derrota de la dinastía Shang por la dinastía Zhou (1122-256 a. n. e.), la posición de la mujer descendió gradualmente, de manera que al final de ésta, las mujeres se encontraban sometidas al hombre. En los cerca de 1000 años que gobernaron los Zhou, se consagró una sociedad en la que la mujer –ocupada de tejer y del hogar- administraban los asuntos domésticos, mientras que el hombre –ocupado en cultivar- dirigía los asuntos “de fuera”. Este dominio patriarcal se acrecentó con la escuela confuciana. Confucio defendía que la familia era un microcosmo del estado, y al igual que éste estaba gobernado por un emperador masculino, el hombre poseía una posición superior a la mujer, que debería subordinarse a éste.

Con la dinastía Han (206 a.n.e.- 220 n. e.), se diseñó una ideología oficial basada en el confucianismo y la teoría del yin-yang, donde el yang se asociaba a la potencia masculina, considerándola superior. Las chamanes wu -responsables de importantes rituales de estado- quedaron relegadas a adivinas de creencias populares, y fueron sustituidas en las ceremonias oficiales por hombres jóvenes y funcionarios. Asimismo, se creó unas normas de comportamiento, donde las mujeres fueron gobernadas por leyes que establecían una jerarquía de obediencia, donde se insistía en la importancia de la sumisión y la completa dedicación al marido, enfatizando la castidad de la mujer.

Al final de la dinastía Han, China se desintegró y se sucedieron numerosas dinastías de corta duración. La enorme presión se alivió, incrementada esta libertad por la llegada de los pueblos nómadas, donde la mujer destacaba por su habilidad en la caballería y su poder político. El budismo y el taoísmo contribuyeron al favorecimiento de la mujer, que vio en los conventos una vía para alcanzar sus objetivos espirituales. Éstas eran representadas como compañeras de igual rango que sus maridos en las ceremonias.

Esta situación favorable hacia la mujer continuó durante la dinastía Tang (618-705), donde vemos a mujeres combatiendo en el campo de batalla. Un sentido de la castidad y la virginidad bastante laxo hizo que las relaciones sexuales pre y extra matrimoniales fueran muy comunes. La introducción de la imprenta permitió que muchas mujeres pudieran leer y las mejoras de la tecnología textil, y la consiguiente expansión del mercado de la seda, les proporcionó mayor importancia dentro la sociedad patriarcal. Fue durante esta dinastía cuando tomó las riendas del poder la única mujer considerada huangdi –emperador- en el 690. Ella, Wu Zetian, intentó mejorar la situación de la mujer durante su mandato, aunque ha pasado a la historia por las purgas acaecidas sobre sus enemigos y por sus tendencias sexuales, fama que le adjudicaron sus adversarios.

Tras esta libertad durante la dinastía Tang, se produjo la mayor represión a la mujer con la dinastía Song (960-1279). Con ellos se desarrolló la idea de mantener a las mujeres en el interior de sus viviendas, llegando a su plenitud durante las dinastías Ming y Qing. Se les educó para ser buenas esposas y señoras de la casa, y el vendado de los pies empezó a ponerse de moda entre las mujeres nobles. Asimismo, comenzaron a salir cubiertas con velos o en sillas con cortinas. Pero, mientras esto sucedía en el territorio ocupado por los Song, en el norte, la dinastía Liao –establecida por los nómadas Kitán en 1127-, permitían a las mujeres realizar cualquier actividad y no eran consideradas débiles ni inferiores. Su posición estaba condicionada por su economía y no por su sexo.

Esta situación continuó durante el siglo XIII-XIV en la que China se encontraba gobernada por la dinastía mongol. Al menos 11 emperatrices se ocuparon de los asuntos de estado, pues guiaban el país antes de que el nuevo emperador fuera seleccionado. Pero, con la dinastía Ming (1368-1644), la posición de la mujer volvió a tomar un rumbo descendiente. Es ahora cuando se enfatizaron las enseñanzas confucianas. Así, el culto a las viudas castas se acentuó, alcanzando las 35000 registradas, cuando solo había sido una docena durante la dinastía Song. Se produjo una represión contra todo lo que no fuera el ideal del matrimonio confuciano, completándose la subordinación de la mujer al hombre en todos los ámbitos.

Con la dinastía Qing (1644-1911) se iniciaron tímidos intentos de imponer un sistema más amable con las mujeres, prohibiéndose el vendado de pies, pero no tuvieron éxito. La venta de mujeres e hijas se hizo común, pues se consideraban a las mujeres propiedad de sus maridos o padres. Además, era honorable que una mujer se ahorcara tras la muerte de su marido para preservar su pureza y se comenzó a vendar los pies de las mujeres en las capas más humildes. Los intentos de elevar la posición de la mujer con el emperador Taiping (1851-1864) –prohibiendo el vendaje y el concubinato, otorgándoles educación y propiedad de tierra- fracasaron por lo interiorizada que estaban los roles sociales dentro de la sociedad.

Desde fines del siglo XX, la cultura occidental ha ido introduciéndose dentro de la sociedad china y, entre otras cosas, elevando el papel de la mujer china. Tras el fin de la dinastía Qing, las mujeres desempeñaron papeles cada vez más importantes, participando en actividades académicas, revolucionarias y sociales. El Partido Comunista enfatizó la igualdad entre hombres y mujeres, pero las leyes nunca fueron aplicadas ampliamente y todavía hoy en día, donde sigue muy arraigado el pensamiento confuciano de sumisión de la mujer al hombre, queda un largo camino.

Bibliografía

BRIFFAULT´S, R. Matriarchy really did exist. Hilary Alton. 2011.

CEINOS ARCONES, P. El matriarcado en China. Madres, reinas, diosas y chamanes. Miraguano SA. Ediciones. Madrid. 2011.

CHANG, K. Arte, mito y ritual. Katz Editores. Madrid. 2009.

DALIN, L. El Imperio del deseo.. Alianza Editorial. Madrid, 2010.

ROMERO, R. The role of matriarchies and patriarchies in social evolution. Graduate Studies of Texas y M. University. 2008.

Imágenes

(1) Ilustración de una mujer. Fuente: http://lalineadelhorizonte.com/blog/wp-content/uploads/2012/10/Ilustraci%C3%B3n-Mujer.jpg (última entrada 24-3-14).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s